• Bélgica busca alcanzar nuevas cotas en Rusia 2018
  • Pese a su marcha a China, Witsel sigue siendo una pieza clave 
  • Está encantado de estar a las órdenes de 'Bob' Martínez y Henry

Bélgica aspira a reeditar sus éxitos de los años 80, cuando se plantó en la final de la Eurocopa 1980 y alcanzó las semifinales de la Copa Mundial de la FIFA México 1986™. La resurrección de los Diablos Rojos comenzó con su pase a los cuartos de final de Brasil 2014, un logro que repitieron en la Eurocopa del año pasado.

Ahora que el equipo está más curtido después de estas experiencias, se espera que siga creciendo a las órdenes de Roberto Martínez. Y si las expectativas siguen siendo altas entre los aficionados belgas, lo mismo puede decirse de los jugadores. De hecho, Axel Witsel afirma que los Diablos Rojos son capaces de proclamarse campeones mundiales en Rusia 2018.

“Tenemos nuestras opciones [de ganar el Mundial], por supuesto”, señala a FIFA.com el centrocampista del Tianjin Quanjian chino. “Pero tendremos que ir partido a partido. Disponemos de un gran equipo con jugadores de primera calidad, pero tenemos que ser fuertes como bloque. Hay selecciones más fuertes a priori que la nuestra, como Italia, España, Alemania y Brasil. Tenemos que creer en nosotros mismos y concentrarnos en todos los detalles durante el juego. Y eso sí, hace falta algo de suerte”.

Su marcha a Extremo Oriente 
Witsel, una de las figuras más rutilantes de Bélgica, posee un currículo extenso y diverso, que incluye una larga estancia en Rusia. Este producto de la cantera del Standard de Lieja representó a Bélgica en todas las categorías de edad antes de dar el salto a la selección absoluta en 2008.

Desde entonces, ha sido internacional 79 veces y, sobre todo, desempeñó un papel importante en las pasadas ediciones del Mundial y la Eurocopa. En el fútbol de clubes, conquistó 2 ligas belgas con el Standard de Lieja, antes de jugar una temporada en el Benfica. Posteriormente, vivió cuatro años memorables en Rusia, donde ganó numerosos títulos con el Zenit de San Petersburgo.

No era el resultado que queríamos [contra Grecia], pero todavía somos líderes de nuestro grupo. Ahora hay que concentrarse en el próximo test contra mis amigos rusos en Sochi.

Con su visión de juego, y su serenidad y precisión en los pases, Witsel se ha erigido en un valioso activo para sus clubes y su selección. Sin embargo, sorprendió con su fichaje por el Tianjin a principios de este año.

“Cuando decidí marcharme a China, simplemente le expliqué al seleccionador mis razones y él lo entendió, pero no tenía ninguna garantía de que permanecería en la selección. No veo el problema de jugar en China y seguir en la selección. Simplemente tienes que seguir entrenando duro, y eso es lo que hago todos los días. El Tianjin es un buen equipo y tenemos un buen entrenador como Fabio Cannavaro, que nos aporta su propia experiencia”.

La valiosa orientación de una leyenda 
Aunque aspira muy alto en Rusia 2018, Bélgica todavía tiene que solventar la fase de clasificación. Con 4 victorias y 1 empate, actualmente lidera su grupo, con dos puntos de ventaja sobre Grecia. Pero Witsel no quiere dar nada por sentado, y resalta que deben ganar los dos próximos encuentros (contra Estonia en junio y Gibraltar en agosto) antes de visitar a Grecia en septiembre. “El partido en Grecia debería ser importante. Va a ser un encuentro complicado y decisivo”.

Aun así, Witsel no duda de que su selección puede clasificarse, habida cuenta de los progresos que ha hecho a las órdenes de Martínez y de su ayudante: el legendario ex delantero francés Thierry Henry. “Martínez ha traído al equipo tácticas nuevas que, hasta ahora, están funcionando, y estamos disfrutando de veras con nuestro nuevo sistema”.

“La intensidad de los entrenamientos es mayor, y jugamos más como un equipo”, añade. “Creo que con él podemos hacer un trabajo extraordinario. En cuanto a Henry, transmite sus magníficas experiencias al equipo, y especialmente a los delanteros; no podrían soñar con un guía mejor que él. Sabe bien cómo competir en un Mundial y ganarlo... Para nosotros es una oportunidad inmejorable tenerlo en nuestra selección”.

Al haber pasado más de cuatro años en el Zenit, Witsel no puede disimular su alegría ante la perspectiva de regresar a Rusia. “Será un placer para mí volver, porque allí me siento como en casa. Pasé buenos momentos en el Zenit. Como ya he dicho, los objetivos son ir al Mundial y ganarlo”.