• No ha recibido ningún gol en la eliminatoria para Rusia 2018
  • Esta temporada ha jugado cedido en el Torino italiano
  • Inglaterra se enfrentará a Escocia el sábado en el Hampden Park de Glasgow

“Va bene”.

Joe Hart ríe divertido. Ese es todo el italiano que piensa pronunciar en su entrevista con FIFA.com. Acaba de regresar a la incertidumbre del Manchester City después de haber pasado un año cedido al Torino, y su futuro en el club inglés se encuentra en una especie de limbo. Sin embargo, las cosas le van mejor que bien con su selección.

Hart lleva más de nueve horas sin encajar un gol en los clasificatorios para la Copa Mundial de la FIFA™, una racha que se remonta a octubre de 2013, a la competición preliminar de Brasil 2014. Inglaterra lidera el Grupo F europeo con cuatro puntos más que la segunda, Eslovaquia.

“Hemos demostrado una gran solidez”, explica Hart en exclusiva a FIFA.com. “Tenemos un buen equilibrio, y eso es lo que tratamos de mantener, porque, además de todo el estilo, la fina técnica y el talento que poseemos, necesitamos que el equipo sea sólido atrás”.

Los Tres Leones han vivido tiempos turbulentos en las últimas grandes competiciones: se despidieron en la fase de grupos de Brasil 2014 y, fueron eliminados por Islandia en octavos en la EURO 2016 de la UEFA.

“Tenemos que cambiar la forma en la que gestionamos las grandes ocasiones y las fases eliminatorias”, asegura Hart. “Cuando llegó este seleccionador (Gareth Southgate) comentó con acierto que conseguir una clasificación ha sido prácticamente algo rutinario para este país, al contrario que para el resto. Ahora, primero tenemos que clasificarnos para Rusia y llegar a las rondas eliminatorias, y una vez en ellas es donde tenemos que empezar a cambiar muchas cosas”.

¿A qué tipo de cambios se refiere concretamente Hart?

“Queremos ganar un título para nuestro país”, responde el portero. “Queremos ganar para nosotros mismos, para nuestras familias. Ese es el objetivo. Lo hecho, hecho está, ya sea nuestra actuación en el último Mundial o la forma en la que Alemania triunfó en Brasil. Ya es agua pasada. Ahora todo está por decidir de nuevo”.

La carrera de Hart en cifras

  • 3 años y siete meses desde la última vez que encajó un gol en eliminatoria mundialista (fue el montenegrino Dejan Damjanovic). 
  • 6 imbatibilidades consecutivas en los clasificatorios mundialistas.
  • 559 minutos sin recibir un gol en la competición preliminar del Mundial.

La nueva selección inglesa busca en la unión un punto diferencial. La creciente camaradería quedó patente durante un viaje reciente del equipo al Centro de Entrenamiento de los Comandos de los Reales Marines en Devon, donde Hart comenta que “todos aprendimos unas cuantas cosas sobre nosotros mismos y sobre los demás compañeros". 

Southgate, quien había sido seleccionador del combinado sub-21 del país, ha conjuntado un grupo en el que casi la mitad de los convocados para el próximo clasificatorio de Inglaterra contra Escocia son menores de 25 años. 

“Soy uno de los mayores”, comenta sonriendo Hart, de 30 años. “Me encanta la energía y la frescura que aportan los jóvenes. Muchos de los jugadores que he conocido siguen teniendo 15 años, independientemente de su edad real. La edad es solo un número para algunos de ellos. Gente como Marcus [Rashford], que está conquistando títulos y ni siquiera ha cumplido los 20”.

Respecto al próximo compromiso contra Escocia, Hart conserva grandes recuerdos de la historia de esta rivalidad histórica. Y rescata uno de la infancia: la atajada de David Seaman del penal de Gary McAllister en el encuentro entre ambas selecciones en la EURO 1996 de la UEFA.

“Recuerdo aquel paradón porque Seaman era mi héroe”, asegura con una amplia sonrisa. “La del sábado será otra noche muy especial. Los escoceses tienen un entrenador muy apasionado que planeará al detalle este partido. No hay forma de zafarse de ello: nos meteremos en un ambiente enardecido, entre un puñado de gente que no quiere que ganemos. Algunos de nosotros nos crecemos con este tipo de retos”.

Aunque Hart contagia su positividad y confianza, hay varios guardametas jóvenes que amenazan su propiedad del número 1.  “Creo que está claro que no tengo posibilidades de conservar la titularidad con Inglaterra si no estoy jugando en mi club”, confiesa. “No hace falta que el seleccionador me lo diga. Lógicamente, debo solucionar mi futuro más inmediato. Pero, de momento, tengo el lujo de formar parte del equipo nacional y lo único que puedo hacer es darlo todo sobre el terreno de juego y esperar que las cosas se solucionen”.