• Nueva Zelanda ya tiene asegurada la repesca continental
  • Tahití, Islas Salomón y Papúa Nueva Guinea pelean por el otro puesto
  • De aquí saldrá el rival del quinto clasificado sudamericano en la repesca intercontinental

El cierre, esta semana, de la tercera ronda de la competición preliminar de la zona oceánica para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ nos revelará al segundo participante de la repesca continental. Nueva Zelanda ya se ha garantizado la primera posición de su grupo, y espera rival mientras se centra plenamente en su participación en la Copa FIFA Confederaciones.

La repesca de Oceanía determinará qué nación accede a la eliminatoria intercontinental, donde peleará con el quinto clasificado de Sudamérica, por un boleto para Rusia 2018.

Partidos 
Miércoles 7 de junio 
Fiyi-Nueva Caledonia (Lautoka)

Viernes 9 de junio 
Islas Salomón-Papúa Nueva Guinea (Honiara)

Domingo 11 de junio 
Nueva Caledonia-Fiyi (Numea)

Martes 13 de junio 
Papúa Nueva Guinea- Islas Salomón (Port Moresby)

El duelo principal
Todas las miradas estarán puestas en Honiara y Port Moresby, donde 180 minutos de fútbol entre las Islas Salomón y Papúa Nueva Guinea decidirán el destino de tres naciones. Cuatro puntos en los dos encuentros bastarían a cualquiera de los ellos para obtener la clasificación. Cualquier otro resultado distinto dejaría vía libre a Tahití.

Ambos participantes han tenido un recorrido agitado por esta tercera ronda. Los salomonenses perdieron 1-0 en Tahití el pasado noviembre, un tanteo que se convirtió luego en 3-0 por alineación indebida. Mantuvieron viva su campaña gracias a una victoria agónica en el segundo partido frente a los tahitianos. Ahora sueñan con reeditar su única participación anterior en la repesca continental, la de la histórica campaña de Alemania 2006.

Papúa Nueva Guinea, por diversas razones, no pudo contar con varias piezas claves de su plantel en los encuentros del año pasado frente a Tahití. Los Kapuls, subcampeones de la Copa de Naciones de la OFC 2016, terminarían perdiendo en casa, pero se repusieron en su segundo compromiso, demostrando así la entereza del equipo. La baja del vigoroso atacante Nigel Dabinyaba podría hacerse notar en la visita a Honiara, pero el cuadro papú dispone de recursos con los que no contaba antes, al tener a varios futbolistas que compiten en el extranjero.

El otro choque
Fiyi y Nueva Caledonia, ya han dicho adiós al sueño ruso, pero quieren cerrar la etapa con orgullo.

Aunque los neocaledonios obligaron a emplearse a fondo a Nueva Zelanda en los dos encuentros, apenas sumaron un punto. Fue un balance decepcionante para unos Cagous que llegaron a acariciar el pase a la Copa Confederaciones hace cuatro años.

Fiyi, quedó eliminado tras sufrir dos derrotas consecutivas a manos de los Kiwis. Aun así, su nuevo seleccionador, el francés Christophe Gamel, se ha fijado la meta de construir un futuro brillante para los Bula Boys. El triunfo y el empate cosechados en sus recientes partidos ante las Islas Salomón indican que sus hombres marchan por el buen camino.

Jugador a seguir
Michael Foster acaba de ser designado capitán de Papúa Nueva Guinea, y ha demostrado ser toda una fuente de inspiración para un equipo que ha pasado por no pocos altibajos. Este centrocampista dinámico, que compite en la segunda división australiana, toma el relevo a David Muta.

Números que hablan
17:
la convocatoria del estudiante de bachillerato Manav Permal es un reflejo de los planes de crecimiento a largo plazo de Fiyi. El defensor se estrenó con la selección la semana pasada, a los 17 años.

La frase
“Sería un gran logro para Papúa Nueva Guinea y para el fútbol de este país. Nunca hemos conseguido este tipo de resultados”.
Raymond Gunemba, delantero papú, sobre lo que significaría para su selección alcanzar la repesca de la OFC.