• A los 28 años, es una alternativa constante en Paraguay
  • Analiza al equipo y a sus próximos rivales
  • ¿Cuál es su promesa si se clasifica para Rusia 2018?

- No lo había pensado pero me han dado una buena idea: ¡si nos clasificamos al Mundial me tatúo 'Rusia 2018'!

El paraguayo Hernán Pérez se ríe de su respuesta a FIFA.com. Su cuerpo está cubierto de tatuajes, pero ninguno es por azar. Identifican momentos significativos de su vida: la imagen de su esposa Carol el día de su casamiento, la fecha del nacimiento de su hija, el nombre de su cuñada fallecida o el número 11 que usaba Mauricio Alves, amigo y ex compañero del Villarreal, muerto en un accidente.

"Cada uno representa situaciones importantes para mí. Y jugar el próximo Mundial sería una sin dudas", dice el volante ofensivo de 28 años, hoy jugador del RCD Espanyol y hombre de confianza de Francisco Arce en la selección.

Su 'promesa' toma trascendencia por la situación que atraviesa la Albirroja en el clasificatorio sudamericano: a cuatro fechas del final marcha 8ª con 18 puntos, 4 por detrás de Argentina, que está 5ª en la plaza que jugará la repesca intercontinental.

¿Por qué llegaron a esta encrucijada? "Hubo partidos en que nos precipitamos y no supimos valorar los puntos que estaban en juego. Por ejemplo, con Perú en casa (1-4) y Bolivia en La Paz (0-1)... Ahora que tenemos la soga al cuello nos damos cuenta cuán necesarios eran".

Pérez es sincero y concreto para medir las posibilidades de Paraguay de ir a Rusia. "Del 1 al 10, hoy estamos en 5. O sea: si hacemos las cosas bien vamos, si seguimos cometiendo errores no".

Hernán Pérez y la Albirroja

  • Debut: marzo de 2010 (con Gerardo Martino)
  • Partidos: 27 (14 por eliminatorias)
  • Goles: 1 ( 0 por eliminatorias)
  • Subcampeón Copa América 2011
  • Jugó la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009

De cara a la próxima doble jornada hay un dato alentador, dice: Paraguay visita a Chile (4°, con 23) y luego recibe Uruguay (3°, con 23). "Son dos rivales directos. Si les ganamos, nos metemos de nuevo de lleno en la pelea".

A Chile lo siguió durante la reciente Copa FIFA Confederaciones. "Está en un nivel muy alto. Su juego pasa por llegar tocando hasta tu arco, para dañarlos hay que quitarles el balón, estar concentrados los 90 minutos y correr más que ellos".

Con relación a Uruguay, espera poder usar a favor su conocimiento sobre algunas de sus estrellas, a quienes enfrenta desde 2009 en la Liga española. "Hay detalles que pueden ayudarme a mí o a mis compañeros a controlar sus individualidades. Pero es un gran equipo".

Chico, apodo que le quedó desde los 16 años, cuando su técnico no recordaba su nombre y solía llamarlo así, dice no estar ansioso por esos duelos. "Lo peor fue después de perder con Brasil, porque ahí uno quería corregir los errores y tener revancha rápido".

"Ahora que pasaron tantos meses uno sólo desea llegar bien en lo físico y en lo mental. Nos jugamos algo muy importante", enfatiza Pérez, que vivió la no clasificación para Brasil 2014. "Se notaba la tristeza en todos: jugadores, gente... No queremos que se repita".

Henrán Pérez íntimo

  • El fútbol: "Me sacó de la calle y pude darle un mejor pasar a mis padres"
  • ¿Que hacían sus padres?: "Mi papá era tapicero y mi mamá ama de casa".
  • Su primer recuerdo con un balón: "Tenía 6 o 7 años  y dormía con él. Me lo había regalado mi papá y era blanco, pero de tanto usarlo estaba pelado y parecía marrón".
  • Su primer recuerdo mundialista: "Francia 1998, lo vi entero. Mi padre me decía que mirase a los jugadores y que aprendiera a moverme como ellos. Admiraba a Chilavert y a Cardozo".
  • Ídolo de niño: "Ronaldinho. Miré todos sus vídeos de cuando jugaba en Barcelona".