• Asumió en mayo como seleccionador de Holanda, por 3ª vez en su carrera
  • En exclusiva para FIFA.com: "Me he apoyado en los jugadores experimentados"
  • Próximos rivales: Francia y Bulgaria

Dick Advocaat cumplirá 70 años en septiembre, y en marzo de este mismo año aseguró que para entonces estaría ya jubilado. Pero una llamada bastó para hacerle cambiar de opinión.

Al otro lado de la línea estaba la selección nacional de Holanda, a la que él ya había dirigido en dos ocasiones anteriores, a lo que hay que sumar su experiencia previa como segundo de a bordo del genial Rinus Michels.

Más que una llamada telefónica aquello fue una llamada de socorro.

Los Oranje, que no lograron estar entre los 24 participantes de la Eurocopa 2016, iban por mal camino en la eliminatoria para la Copa Mundial de la FIFA™. Con cinco jornadas disputadas, estaban a seis puntos de Francia dentro Grupo A y corrían serio peligro de perderse su segundo gran torneo consecutivo.

Pocos meses después esa brecha se ha reducido a la mitad gracias al trabajo de Advocaat reconstruyendo la maltrecha confianza colectiva de sus efectivos.

La situación de Holanda sigue siendo bastante precaria, y esta semana le espera una complicada doble cita con Francia y Bulgaria. Precisamente esta última le infligió un doloroso 2-0 en Sofía en marzo.

Aun así, Advocaat se mostró tranquilo y confiado cuando habló de cinco puntos clave para la reconstrucción con FIFA.com.

Su tercera etapa al frente de la Oranje: ¿rutina o novedad?
"Es algo muy natural. Además de las veces que he estado al timón de Holanda, también he entrenado a otras selecciones. Así que ya estoy muy acostumbrado y creo que sé un poco lo que hay que hacer en este puesto. Si bien este trabajo en particular, dada la edad que tengo y que se trata de mi país natal, es sin duda especial para mí".

La confianza: ¿qué ha hecho para recuperar la moral perdida?
"Todavía tenemos algunos jugadores experimentados en la formación, así que me he apoyado en ellos en algunos aspectos. Ellos conocen este deporte, conocen a los jugadores y eso ayuda mucho. Siempre he pensado que si lográbamos organizarnos bien, las cosas cambiarían y podríamos complicar la vida a nuestros oponentes. Últimamente hemos ganado partidos, y eso genera confianza. Sin embargo ahora nos enfrentaremos a equipos distintos con cualidades distintas, de modo que debemos estar preparados".

Sobre la doble cita con Francia y Bulgaria.
"Son dos encuentros tremendamente importantes para nosotros y también para nuestros rivales dentro de este grupo. Estamos cerca otra vez, solo hay tres puntos entre nosotros y Francia y Suecia, así que las dos de arriba están sometidas a mucha presión. Lo que tenemos que hacer es centrarnos en nosotros mismos y en lo que podemos hacer para mejorar nuestra posición. Este periodo al final del mercado de fichajes siempre es difícil, porque hay jugadores que no están en forma, o que no juegan, o que no están a gusto y quieren dejar sus clubes. Tenemos que ver lo que nuestros jugadores nos pueden aportar".

Imponerse a los Bleus en Francia: ¿misión imposible?
"Tenemos mucho respeto a Francia. Con el talento que tienen podrían formar tres equipos distintos de la mejor calidad. Pero tenemos que intentar jugar nuestro propio partido y aprovechar al máximo nuestras oportunidades de gol, que las tendremos. Vi la derrota de Francia en Suecia y los suecos gozaron de multitud de excelentes huecos para crear ocasiones y marcar. Si nos organizamos bien podemos hacerlo bien".

Fue entrenador del Zenit y de Rusia: ¿le ilusionará volver a Rusia para la Copa Mundial?
"Me encantaría volver a Rusia con este equipo y, ahora mismo, todo está aún en nuestras manos. No obstante, necesitamos ganar los cuatro choques que nos quedan para seguir así. No será fácil. Aunque una cosa sí es segura, haremos todo lo posible".