• NZL vs. SOL: última ronda clasificatoria mundialista de la OFC
  • En juego, un puesto en la repesca internacional contra CONMEBOL
  • Los Kiwis juegan la ida en casa (1 sept) y la vuelta de visita (5 sept)

Está siendo un año ajetreado para Nueva Zelanda. Después de garantizar su presencia en la última ronda clasificatoria de la zona oceánica para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ en marzo, los hombres de Anthony Hudson disputaron la Copa FIFA Confederaciones.

Fue una experiencia valiosísima para los All Whites, que ahora han vuelto a centrarse en su regreso a Rusia el año que viene. Para ello tendrán que superar primero una decisiva eliminatoria a doble vuelta frente a las Islas Salomón, con un puesto en la repesca intercontinental en juego, ante el quinto clasificado de la zona sudamericana, en noviembre. 

El defensor Michael Boxall no contempla más que un resultado. “Estamos convencidos al 100% de que vamos a ganar estos partidos, y con la calidad que tenemos no hay ningún motivo para no resolver en casa en la ida, y así no dejar nada al azar”, afirma en una entrevista en exclusiva con FIFA.com.

“La última vez que jugamos contra ellos fue en la Copa de Naciones de la OFC del año pasado, y desde entonces han incorporado a un seleccionador europeo, eso les ha permitido mejorar mucho en el aspecto organizativo. Es un equipo difícil de batir, y en ataque cuentan con un par de jugadores muy dinámicos, a los que tendremos que prestar atención”.

El zaguero no considera ningún inconveniente que el primer compromiso vaya a disputarse en el North Harbour Stadium de Auckland. “Creo que es preferible afrontar la ida en casa”, apunta.

“Somos una selección que no juega muy a menudo delante de su público, así que hay que aprovechar al máximo estas ocasiones, para dar una alegría a nuestros aficionados. Pienso que el entusiasmo añadido que representa jugar en casa, e incluso la presión que conlleva, será beneficioso. Yo ya estoy deseando que llegue el momento de jugar delante de mis amigos y mi familia en Auckland”.

Michael Boxall, en breve

  • Edad: 29 años
  • Posición: Central
  • Equipos: Debut profesional en 2011 en el Vancouver Whitecaps (CAN ) en la MLS de EEUU; Wellington Phoenix (NZL), en la A-League australiana; SuperSport United, en Sudáfrica.

El balance de Rusia 2017
Con Hudson, Nueva Zelanda es ahora un conjunto más competitivo. Los All Whites terminaron últimos del Grupo A de la Copa FIFA Confederaciones, pero se ganaron un gran respeto gracias al espíritu combativo que mostraron contra Rusia, México y Portugal.

Boxall, quien fue titular en los tres partidos de Nueva Zelanda en Rusia 2017, opina que la experiencia de la Copa Confederaciones les ha aportado una perspectiva única sobre Rusia, en caso de que logren regresar al país en 2018.

“Cuando uno ya ha jugado en un sitio y está familiarizado con él, la segunda vez resulta mucho más fácil, sobre todo en un caso como el nuestro, ya que somos una selección bastante joven”, analiza Boxall. “Creo que esta experiencia de medirnos con algunos de los mejores futbolistas no es un reto que se nos presente muchas veces, al estar en Oceanía. Así que, en cierto sentido, ha sido positivo vivirlo, y esperemos que nos haya puesto en una buena situación para poder volver el año que viene”.

De vuelta en la MLS
A principios de julio, poco después de la campaña de la Copa Confederaciones, Boxall regresó a la Major League Soccer (MLS) para fichar por el Minnesota United, club que se ha incorporado al campeonato ampliado.

Boxall espera que su trayectoria por distintas competiciones sea un activo en el Medio Oeste de Estados Unidos. “Después de pasar varios años recorriendo distintos países se tiene más experiencia, lo que aporta los recursos necesarios para poder ganar en este nivel”, apunta. “Me divertí muchísimo mientras estuve en Vancouver, y disfruté de todas las etapas. Ahora quiero que esta nueva etapa de Minnesota también sea memorable”.