• Es su primera repesca mundialista oceánica en 12 años
  • Nueva Zelanda, su rival por un puesto en la repesca intercontinental
  • "Una oportunidad de hacer historia para la nación", dice Totori

¿Qué opciones hay de que estrellas como Lionel Messi, Alexis Sánchez o Luis Suárez viajen a las Islas Salomón este mismo año para pelear por un boleto a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™?

Dos partidos determinarán si Nueva Zelanda o las Islas Salomón representarán a Oceanía en la repesca intercontinental frente al quinto clasificado de Sudamérica.

Los Kiwis son claros favoritos en el cruce, cuyo partido de ida se disputa en Auckland el viernes, y la vuelta, el martes en Honiara.

Los salomonenses llevan doce años esperando una cita de esta envergadura. En 2005, Australia visitó las Islas Salomón en la final de las eliminatorias de Oceanía. Entre el público asistente estaba un prometedor futbolista que soñaba con actuar algún día con los locales en ese mismo escenario. Se trataba de Benjamin Totori.

Ahora, Totori, de 31 años, es un atacante experimentado y pieza clave de la selección salomonense, aunque ya se encuentra cerca del final de su carrera. Fue el primer jugador de las Islas Salomón en participar en una Copa Mundial de Clubes de la FIFA y, tras pasar por el Portland Timbers, también el primero que competía en una gran liga fuera del hemisferio sur.

Estas son las impresiones de Totori antes del histórico partido:

“Estamos a un solo paso de jugar contra un grande de Sudamérica, así que va a ser un gran partido para nosotros, la motivación es grandísima. Estamos preparados y concentrados. Yo ya tengo una edad, pero ahora dispongo de 180 minutos para hacer historia, para mí y para la nación. Trece años más tarde, aquí estoy en la cancha. Para mí, ha llegado el momento de formar parte de la historia”.

“Estos últimos meses con el nuevo seleccionador (ndlr: el español Felipe Vega-Arango) han supuesto una gran diferencia en términos de entrenamiento y estilo de juego. Nuestra confianza de cara a este partido ha ido creciendo cada día”.

“Los jugadores salomonenses no siempre reflexionamos mucho acerca del juego, pero ahora estamos más centrados en pensar y entrenarnos profesionalmente con Felipe. Él confía en nosotros, y nosotros en él. Tenemos un estilo distinto al de años anteriores. Ahora estamos más en forma psicológicamente, por así decirlo. Aprendemos a pensar rápido cada día. Ya hemos aprendido muchísimo a las órdenes de este entrenador”.

“Todos los partidos de casa son grandes acontecimientos para nosotros. Jugar en Honiara siempre es increíble. Las Islas Salomón son una nación apasionada por el fútbol, así que jugar delante de nuestro público es un gran honor para nosotros, siempre estamos deseando que llegue ese momento. Conseguir un buen resultado en casa representaría muchísimo”.