• Acaban dos años de clasificatorios mundialistas de Oceanía
  • Los All Whites se imponen por tercera vez consecutiva en la región
  • Algunos modestos de la OFC coronan nuevas metas

La competición preliminar de la zona oceánica para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ contó con la participación de once selecciones, que disputaron 35 partidos a lo largo de un periplo que se prolongó durante 737 días. Al final, el resultado respondió a los pronósticos, y Nueva Zelanda selló su boleto para la repesca.

Los All Whites están ahora a apenas 180 minutos de repetir la gesta que lograron hace ocho años y conseguir la clasificación para la gran cita del deporte rey. No obstante, para eso tendrán que batir al quinto clasificado de Sudamérica. Antes de los dos últimos clasificatorios de la CONMEBOL, que se juegan en octubre, quien ocupa el puesto que da acceso a esa ronda es nada menos que Argentina.

FIFA.com repasa los dos años de eliminatorias mundialistas en el Pacífico.

El trayecto
La fase previa de Rusia 2018 en Oceanía empezó en el entorno más sobrio que podríamos imaginar: las canchas de la Federación de Fútbol de Tonga, delimitadas por palmeras. Allí se midieron cuatro formaciones polinesias —Samoa Estadounidense, las Islas Cook, Tonga y Samoa—, con la clasificación de esta última. Eran unos campos modestos, pero sirvieron de escenario a muchas historias de superación.

Samoa Estadounidense, antaño acostumbrada a ser vapuleada por sus adversarios, únicamente se quedó fuera de la siguiente ronda por diferencia de goles. Las Islas Cook ganaron por primera vez en su historia un clasificatorio del Mundial contra una federación miembro de la FIFA, y cosecharían una segunda victoria 48 horas más tarde. Tonga, por su parte, jugó sus primeros compromisos de la competición preliminar mundialista en casa en 19 años.

La Copa de Naciones de la OFC hizo las veces de segunda fase, y por tanto era clasificatoria para la Copa FIFA Confederaciones. Seis naciones obtuvieron el pase a la 3ª ronda, y Nueva Zelanda se adjudicó el torneo y el consiguiente derecho a estar en el Festival de los Campeones. Sin embargo, quien protagonizó la gran historia de éxito de la prueba continental fue un país melanesio en clara línea ascendente, Papúa Nueva Guinea, que alcanzó la final ante su público y generó un entusiasmo sin precedentes entre sus seguidores. Una sola tanda de penales fue lo que le impidió en última instancia acceder a Rusia 2017.

Las Islas Salomón se emplearon a fondo para ser primeras de su liguilla de la 3ª ronda, por delante de Tahití y los propios papúes, y los duelos reñidos fueron una constante. El otro grupo, en cambio, tuvo un cariz muy distinto, con claro dominio de los neozelandeses, que registraron tres victorias y un empate en sus cuatro partidos. En ese contexto, no sorprendió a nadie que Nueva Zelanda endosase un 8-3 global a los Bonitos en la eliminatoria posterior, con un inapelable 6-1 en el partido de ida.

Revive el 2-2 entre Islas Salomón y los All Whites, en el que Nueva Zelanda reservó su plaza en la repesca intercontinental

Los jugadores
El delantero neozelandés Chris Wood se afianzó como nueva estrella del fútbol de su país, trasladando a la selección el magnífico rendimiento que venía ofreciendo en el Leeds United y, más recientemente, en el Burnley para proclamarse máximo goleador del continente, con ocho dianas. El artillero papú Raymond Gunemba también se labró un nombre al convertirse en el segundo futbolista de un país distinto a Nueva Zelanda o Australia que recibía la Bota de Oro de la Copa de Naciones.

Durante unas horas, en septiembre de 2015, el atacante de las Islas Cook Taylor Saghabi —que trabaja como albañil— compartió la primera posición de la tabla de anotadores de la competición preliminar de Rusia 2018, con cuatro tantos, toda una hazaña para un jugador que representa a la federación miembro más pequeña de la FIFA, exceptuando a las caribeñas.

En los clasificatorios de Rusia 2018, Henry Fa’Arodo también se convirtió en el primer futbolista de las Islas Salomón que supera las 50 internacionalidades. Es probable que este veterano ariete concluya en breve su trayectoria con la selección.

Números que hablan
4:
el arquero neozelandés Stefan Marinovic únicamente recibió cuatro goles en los once partidos que disputó su país. E increíblemente, todos ellos llegaron desde el punto penal. En sus nueve partidos anteriores a la última eliminatoria de la confederación, la meta de los All Whites tan solo había sido perforada una vez.

La frase
“Ahora lo que toca es prepararnos como es debido en octubre, recuperar a todos nuestros mejores hombres y estar listos para los partidos de noviembre. Ya llevamos un tiempo siguiendo a las selecciones de la CONMEBOL y estamos deseando que llegue la eliminatoria”.
Anthony Hudson, seleccionador de Nueva Zelanda.