• Nigeria no certifica el pase, pero sigue en posición ideal
  • Camerún, vigente campeón de África, dice adiós
  • Grandes resultados de Túnez y Burkina Faso

EL RESUMEN DE LA JORNADA – La selección nigeriana era la única que se hallaba en situación de sellar su pasaporte para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ en la cuarta jornada, pero deberá seguir esperando todavía un mes. No obstante, el empate de las Súper Águilas en Camerún tiene una consecuencia directa: los Leones Indomables han quedado eliminados.

Argelia, mundialista en 2014, tampoco estará en Rusia, y Ghana podría correr su misma suerte. En cuanto a Egipto, reaccionó tras su tropiezo en Uganda, mientras que Túnez y Burkina Faso obraron sendos milagros. FIFA.com resume la jornada.

El partido destacado
RD del Congo 2-2 Túnez

La RD del Congo había caído por 2-1 en Túnez tres días antes, y esperaba devolver el golpe a las Águilas de Cartago en su fortín del Estadio de los Mártires de Kinshasa. Todo transcurría según lo previsto, ya que los Leopardos se dotaron de una ventaja de dos goles, uno de Chancel Mbemba al principio de la contienda y otro de Paul José Mpoku, en el segundo tiempo.

Pero, cuando apenas quedaba un cuarto de hora, Wilfred Moke desvió al fondo de su portería un tiro de Mohamed Amine Ben Amor. Y menos de un minuto más tarde, Anice Badri envió una volea entre los tres palos. Al deporte rey le gustan los vuelcos, y todo pasó demasiado rápido para los congoleños, que ven así cómo su oponente conserva el liderato.

El resumen de la jornada
Grupo A
En un segundo plano del choque entre el líder, Túnez, y su más inmediato perseguidor, la RD del Congo, Libia enmendó la derrota sufrida en Guinea doblegando 1-0 a los guineanos en casa. Con todo, ambos conjuntos están ya matemáticamente fuera de la carrera a Rusia. 

Grupo B: A pesar del empate de Vincent Aboubakar de penal, después de que Moses Simon inaugurase el casillero para Nigeria, Camerún dice adiós a sus sueños mundialistas y aún no sabe lo que es ganar al cabo de cuatro partidos. Esas tablas daban indirectamente opciones a Argelia, que estaba obligada a imponerse contra Zambia para poder creer en el milagro. Pero los Fennecs volvieron a estrellarse contra unos Chipolopolos (0-1) que mantienen la esperanza de atrapar a los nigerianos.

Grupo C: Tres días después del abultado 6-0 registrado en Marruecos, Malí ofreció una imagen sensiblemente mejor ante los Leones del Atlas, al lograr un 0-0 ante un oponente que falló un penal al final del partido. Los hombres de Hervé Renard dejaron escapar una ocasión inmejorable de hacerse con la cabeza de la liguilla, ya que Costa de Marfil perdió contra pronóstico en casa ante Gabón (1-2), un rival al que había goleado 0-3 tres días antes. Los Elefantes continúan aventajando en tres puntos al cuadro marroquí.

Grupo D: Burkina Faso había obtenido un meritorio empate en Senegal, y podía seguir siendo líder con un buen partido en su cancha ante los senegaleses. La misión pareció complicarse cuando Sadio Mané materializó el 1-2 a diez minutos del final contra unos Purasangres en inferioridad numérica. Pero un desafortunado gol en propia meta de Pape Seydou N’Diaye no solo dio a los burkineses el liderato, sino que hizo caer a los senegaleses a la tercera posición. Porque, un poco antes, Cabo Verde había ganado 1-2 en Sudáfrica. Los Tiburones Azules son pues segundos tras su segundo triunfo en tres días sobre los Bafana Bafana.

Grupo E: Egipto había cedido el primer puesto al perder 1-0 en Uganda, un revés que supuso un duro golpe para sus aspiraciones mundialistas. Y las recuperó en parte ganando ahora a los ugandeses, mediante un gol tempranero de Mohamed Salah. Ghana esperaba recortar las distancias con el dúo de cabeza aprovechando su enfrentamiento directo, y el 1-5 que se llevó del Congo le permite conservar un atisbo de esperanza.

Números que hablan
4:
el ghanés Thomas Partey, internacional desde junio de 2016, aún no se había estrenado como anotador con la selección, algo totalmente lógico, puesto que se desempeña como volante defensivo. Sin embargo, en apenas tres días se convirtió en el hombre providencial de las Estrellas Negras. El jugador del Atlético de Madrid fue el autor del tanto del empate contra el Congo en Kumasi, y en el siguiente encuentro, en Brazzaville, inscribió una tripleta. Estos cuatro tantos permiten a Ghana seguir creyendo en la clasificación.