Alemania consiguió la que probablemente sea su victoria más espectacular en una Copa Mundial de la FIFA al golear por 7-1 a Brasil en las semifinales de Brasil 2014, un encuentro jugado en Belo Horizonte.