Con un excelente trabajo en equipo, Italia se corona por cuarta ocasión en su historia. De la mano del impecable estratega Marcello Lippi, la Squadra Azzurra elimina al anfitrión en semifinales para luego derrotar a Francia en los penales.