De la mano de Johan Cruyff, Holanda exhibe un fútbol exquisito, pero el título lo gana Alemania. La Naranja Mecánica marca un antes y un después en la historia del fútbol. Beckenbauer da clase y Grzegorz Lato lleva a Polonia al podio.