Italia pasó la primera ronda por diferencia de goles y, luego, vencería a Alemania en la final. Su partido ante Brasil, por la fase semifinal, es ya uno de los grandes clásicos de la Copa Mundial de la FIFA. Polonia abraza el tercer puesto.