Los inventores del deporte rey llegan al éxtasis en casa al logra su primer título mundial. El gol de George Hurst en la final ante la República Federal Alemana será eterno tema de debate. Eusebio lleva a Portugal a un histórico tercer puesto.