Un torneo atrapante que corona a Brasil por cuarta vez en dramática tanda de penales sobre Italia. Suecia y Bulgaria sorprenden a todos finalizando entre los cuatro mejores del mundo. ¿Quién olvidará el festejo de Bebeto acunando un bebé?