Ningún acontecimiento deportivo puede compararse con la Copa Mundial por su atractivo. Nosotros, en Japón, también hemos sentido esta pasión universal, incluso antes de que compartiéramos la organización del primer campeonato celebrado en Asia. Y sin embargo, no pudimos evitar pensar: ¿no podría la Copa Mundial convertirse en algo aún más mundial?