Corea es un lugar ideal para ser anfitrión de la Copa Mundial. Cuenta con infraestructuras de nivel mundial, que incluye estadios, tecnología de punta, particularmente en el área de comunicación, y un eficiente sistema de transporte.