200.000 espectadores abarrotaban el Maracaná, esperando ver a Brasil levantar su primer título mundial. A la Seleçao le valía el empate, pero la Celeste tenía otros planes. El gol de Alcides Ghiggia provocó una de las mayores sorpresas de la historia de la Copa Mundial de la FIFA.