El centrocampista noruego Kjetil Rekdal rememora su mejor recuerdo mundialista: el penal que marcó a Brasil y que dejaría a la Seleçao fuera de la Copa Mundial de la FIFA Francia 1998.