En la Academia Konoplyov en Togliatti, el fútbol ruso trabaja duro para desarrollar a los mejores jugadores juveniles del país.