Respetando su icónica figura exterior, el estadio Luzhniki de Moscú se está sometiendo a una profunda renovación interior para deslumbrar al mundo en el partido inaugural y la gran final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.