Rusia celebró por todo lo alto en la Plaza Roja de Moscú la jornada que marcó los 1.000 días en la cuenta regresiva para la inauguración de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.