Como todo gato, adora jugar con balones de todo tipo. Tras entrenar con todos sus hermanos, sabe lo que es tirar una pared o resalta por sus reflejos cuando le toca ir al arco. ¡Siempre tiene un ojo en la pelota!