Puede que sea el jugador más joven del plantel, pero no encontrarás a ninguno más veloz, atrevido o habilidoso con el balón. El telanto del lobo contribuye siempre al colectivo para obtener la victoria.