Saransk es la ciudad sede más pequeña de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018, pero en ella se vive con igual intensidad la pasión por el fútbol. Por eso los aficionados del modesto FC Mordovia Saransk nunca dejan de animar a su equipo pase lo que pase.