Es una figura icónica de la cultura rusa: la serie de muñecas que encajan perfectamente unas dentro de otras. Las hay con todo tipo de motivos. Hablamos de las famosas Matrioskas.