El reconocido comentarista ruso Aleksandr Lyublin recuerda la experiencia de Italia 1990 que él vivió en primera persona.