Como buen gato que es, tiene una finidad natural con la pelota. Entrenó mucho con su hermano, dibujando combinaciones en el mediocampo y anticipando remates cuando juega en el arco. ¡Siempre tiene un ojo en el balón!