A tres décadas de su primer contacto, Diego Maradona y el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA volvieron a encontrarse cara a cara. “Es hermosa, ¡es el mundo!”, se emocionó el argentino.