Con una capacidad para 30.000 aficionados, el FIFA Fan Fest de Sao Paulo, situado en el valle de Anhangabau, fue un escenario espectacular para disfrutar del partido inaugural de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 el jueves 12 de junio.