El 4 de julio de 1954 es una fecha histórica para el fútbol. Ese día, inesperadamente, los alemanes tumbaron a una arrolladora Hungría para convertirse en campeones del mundo.