El 80% de los penales lanzados en la Copa Mundial de la FIFA fueron convertidos. Los de Zidane, Brehme o Abréu son solo algunos de los más recordados.