El penal convertido por Andreas Brehme en el minuto 85 de la final de Italia 90 coronó campeón a Alemania en detrimento de Argentina.