Ni un solo jugador alemán había conseguido tocar la pelota cuando, a los 87 segundos del inicio de la final de la Copa Mundial de la FIFA de 1974, Países Bajos se adelantó en el marcador