El reloj del Maracaná marcaba el minuto 88 en la final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 cuando Mario Goetze saltó al terreno de juego. 15 minutos después perforaba el arco argentino para coronar por cuarta vez a Alemania.