Se consideró uno de los mejores goles de la Copa Mundial de la FIFA EEUU 1994. Hyundai somete a un exhaustivo análisis el remate del nigeriano Daniel Amokachi.