El seleccionador inglés Gareth Southgate confía en que su experiencia como jugador en las Copas Mundiales de la FIFA de 1998 y 2002 sirvan para ayudar a sus pupilos en Rusia.