La Copa Mundial de la FIFA 1950 se decidió en una liguilla final con cuatro equipos. Brasil se cruzó en el último y crucial partido con Uruguay con el título en juego. El resto es historia... y se llama Maracanazo.