52 segundos. Eso fue lo que necesitó el uruguayo José Batista para ver la tarjeta roja que suponía su expulsión, y la más expulsión más rápida en la historia de los mundiales.