La de 1966 fue la primera Copa Mundial de la FIFA que contó con una mascota oficial, el león Willie. Desde entonces, todas las ediciones han contado con su propia mascota. La de Rusia 2018 es Zabivaka.