Cuando la Copa Jules Rimet se le entregó en propiedad a Brasil por su tercer título en 1970, la FIFA encargó un nuevo trofeo para la que sería la décima edición del torneo. Sobre 53 bocetos, el proyecto ganador fue el del artista italiano Silvio Gazzaniga. El primer capitán en alzar el nuevo trofeo fue el alemán Franz Beckenbauer, luego de que su selección derrotase en la final de 1974, y ante su gente, a una sensacional Países Bajos en la final.