La exitosa 15ª edición de la Copa Mundial de la FIFA dejó asistencias de récord pero un 0-0 en la final. Brasil recuperó la corona que había conquistado por última vez en 1970 desde el punto de penal ante Italia.