9 de julio de 2006. Italia y Francia se medían en la gran final de la Copa Mundial de la FIFA en el Estadio Olímpico de Berlín. Andrea Pirlo rememora en exclusiva para FIFA lo sucedido en el partido y sus sensaciones tras levantar la preciada copa al cielo de Berlín.