La primera Copa Mundial de la FIFA se disputó íntegramente en Montevideo. Una cita inaugural atípica y memorable que culminó con la coronación del país anfitrión en una vibrante final ante sus vecinos.