La primera Copa Mundial de la FIFA se celebró en Uruguay en 1930, y tuvo como finalistas a la Celeste y a Argentina. Los anfitriones se convirtieron en los primeros campeones del mundo tras vencer a sus vecinos por 4-2.