En la Copa Mundial de la FIFA 1966, la RDP de Corea encontró un apoyo insospechado: el del público del noreste de Inglaterra, que tomó a los asiáticos como si fuesen locales para ayudarlos a lograr una de la smás grandes gestas de la historia del torneo.