En 1982 Libia organizó la Copa Africana de Naciones y estuvo a un paso de proclamarse campeona continental, pero perdió la final en la tanda de penales ante Ghana (7-6). Desde entonces, ni siquiera ha estado cerca de igualar aquella gesta.   

De hecho, Libia sólo ha participado en una edición de la CAN desde aquella dolorosa derrota por la mínima. Su distanciamiento de la élite del fútbol africano quedó plasmada en Egipto 2006, donde quedó apeada de la competición en la primera ronda, tras quedar última del Grupo A.

No obstante, la situación ha mejorado y Libia se ha propuesto reverdecer sus viejos laureles, en especial desde que fue designada como sede de la Copa Africana de Naciones 2014. Este mes, su selección ha recibido un nuevo impulso, con un ascenso de 14 puestos en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, hasta el 69º. El fenomenal paso adelante, que se debe en gran medida a la devaluación sufrida tras los negativos resultados previos, es no obstante muy alentador. Libia está ocho plazas por debajo del mejor registro de su historia, el 61º, que logró en noviembre de 2004, y ahora es la 16ª mejor selección de África (hasta hace poco era 20º).

Los libios ya están fuera de la competición preliminar africana de la Copa Mundial de la FIFA 2010, pero han aprovechado la oportunidad para centrarse en constituir un equipo capaz de competir con la élite continental dentro de cinco años.  

Los resultados mejoraron notablemente a raíz del nombramiento del veterano entrenador Faouzi Benzarti. De hecho, Libia sólo perdió sus opciones de estar presente en Sudáfrica 2010 debido a la diferencia de goles en la última jornada de la primera ronda de los clasificatorios africanos. Lamentablemente, la selección sufrió un duro golpe poco después, cuando Benzarti se marchó a Túnez, su país natal, para ponerse al timón del Espérance.

Aún no se conoce el nombre de su sustituto, pero su misión estará bien clara: lograr la clasificación para la CAN 2012 que se disputará en Guinea Ecuatorial y Gabón. El nuevo técnico también tendrá que asegurarse de que sus hombres puedan optar al título continental en 2014, cuando sean los anfitriones de la competición.

En el ámbito del fútbol de clubes, el Al Ittihad conquistó la liga nacional, pero tuvo que luchar con uñas y dientes con el Al Ahli Benghazi y el Al Ahli de Trípoli, que terminaron segundo y tercero respectivamente. Estos tres conjuntos conforman el grueso de la selección nacional de Libia, aunque el combinado también cuenta con algunos jugadores que desempeñan su oficio en Oriente Próximo.

En los últimos años, el fútbol libio ha demostrado que puede ser toda una potencia en la escena continental. En 2007 el Al Ittihad alcanzó las semifinales de la Liga de Campeones de la CAF, donde cayó por 1-0 (resultado global) a manos del gigante egipcio Al Ahly, que ya suma seis títulos de la prestigiosa competición.