En la última reseña estadística de FIFA.com, la diana de Alexandre Pato a los 24 segundos del Barcelona-AC Milan se destaca junto con las sucesivas tripletas de Wayne Rooney, la derrota culminante de Brasil, el cumpleaños para olvidar de Dejan Stankovic y el regreso al primer plano de una institución argentina.

300

 apariciones con el Inter de Milán fue el hito que el sábado alcanzó Dejan Stankovic al tiempo que doblaba otro cabo, el de su 33º cumpleaños. Lamentablemente para el ex astro del Lazio, este doble aniversario no fue la feliz celebración que podría haber sido, pues el Inter sucumbió en un dramático 4-3 contra el Palermo. Era la primera vez que los Nerazzurri concedían cuatro goles en la Serie A desde marzo de 2004, y era también la primera vez que perdían en el estreno de la temporada desde su derrota por 2-1 ante el Reggina en 2000. Su rival urbano, el AC Milan, también cedió puntos en su visita al Lazio (2-2), aunque logró prolongar su racha de imbatibilidad en ese entrentamiento a 27 partidos y 13 años. Otra primicia notable en Italia fue que, por primera vez en la Serie A, se disputó un partido sobre hierba artificial, el Cesena-Nápoles, en el estadio Dino Manuzzi.

30

 victorias sucesivas de Brasil fue la asombrosa serie que llegó a su término en la final de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA disputada el domingo. Antes de su caída por 12-8 ante Rusia en la cumbre de Rávena 2011, los brasileños habían permanecido invictos desde su capitulación a los penales ante Portugal en semifinales de la edición de 2005. Además de convertirse en el primer equipo en batir a la Seleção durante el tiempo reglamentario, Rusia coprotagonizó la final más prolífica que registran los anales del torneo, al sobrepasar el 10-5 de Brasil sobre Suiza en 2009. Los subcampeones pueden ostentar más disparos a puerta (40-38), más remates entre los tres palos (25-19) y más posesión (54%), pero Rusia puede jactarse de su puntería, que le permitió finalizar holgadamente como el equipo más goleador del campeonato, con un promedio de 7,3 tantos por encuentro. La consolación para los brasileños llegó en la forma de la Bota de Oro adidas para André, delantero de 34 años, cuyos seis blancos en la semifinal y sus cinco en la final le sirvieron para arrebatar el preciado trofeo al portugués Madjer, que ya tenía tres en sus vitrinas.

24

 segundos habían transcurrido en el Camp Nou ayer por la noche cuando Alexandre Pato desequilibró la balanza con el quinto gol más rápido de la historia de la Liga de Campeones de la UEFA. La fulgurante estocada del ariete brasileño lo colocó por detrás solamente de su compañero en el AC Milan Clarence Seedorf (21 segundos, contra el Schalke, en 2005), Alessandro Del Piero (20 segundos, contra el Manchester United, en 1997), Gilberto Silva (20 segundos, en el Arsenal-PSV Eindhoven, en 2002) y el titular del récord, Roy Makaay, que anotó para el Bayern de Múnich contra el Real Madrid a los 10 segundos del pitido inicial en 2007. Al empatar en el último suspiro, el Milan se convirtió además en el tercer equipo en marcar en el primero y en el último minutos de un partido de Liga de Campeones. El carioca Thiago Silva fue el autor del tanto de la igualada, y en total los brasileños se apuntaron más de la mitad de los goles que ayer se inscribieron en la Liga de Campeones —9 de 17— lo que constituye un nuevo récord para la jornada.

2

 años, 10 meses y 102 partidos después de su última ocupación en solitario del trono de la máxima categoría argentina, Boca Juniors volvió a lo más alto de la clasificación nacional el domingo. Los resurgentes Xeneizes llevan 16 choques sin perder, una racha que ya dura cinco meses, y solo ha empatado un encuentro de los seis que ha disputado en el Apertura hasta la fecha. Sin embargo, la alegría de Boca al reclamar una posición que consideraba como legítimamente suya, se vio moderada 24 horas más tarde, cuando el Lanús se puso a su altura al vencer por 0-4 al Argentinos Juniors, resultado que deja a ambos líderes con idénticos balances de puntos y goles a favor y en contra. Falta por ver si el equilibrio persistirá el domingo, cuando los dos conjuntos se vean las caras en el estadio Ciudad de Lanús, el recinto que, curiosamente, albergó la última derrota de Boca el pasado 10 de abril.

2

 tripletas en dos partidos seguidos de la Premier League inglesa es una hazaña que sólo cuatro jugadores han conseguido consumar, luego de que Wayne Rooney se uniera este fin de semana al exclusivo grupo formado por Les Ferdinand, Ian Wright y Didier Drogba. Desde que Ally Dawson lo lograra hace 51 años, ningún jugador del Manchester United había firmado un hat-trick en dos duelos seguidos. La última tripleta de Rooney, conseguida el sábado en el asalto por 0-5 a la plaza del Bolton, fue la séptima de su carrera, con la que iguala la gesta de Sir Bobby Charlton. El dorsal número 10 de los Red Devils se está mostrando afiladísimo en un equipo ya de por sí incisivo que, con sus 18 goles en sus cuatro primeros compromisos ligueros, ha establecido una nueva plusmarca en la división de honor inglesa al superar los 17 tantos del Chelsea a estas alturas de la campaña el año pasado. Su fértil excursión al estadio Reebok también fue la 200ª victoria a domicilio del Manchester United en la era de la Premier League, una marca sin par en la categoría.