La nueva entrega del repaso estadístico de FIFA.com destaca un hito del Real Madrid y las gestas personales de dos de sus hombres, una goleada en Francia, el acierto de Joleon Lescott contra el Aston Villa y el debut de ensueño en el Olympiacos que ha protagonizado Roy Carroll. 

4.000

 goles de liga en el Bernabéu es el total que alcanzó el Real Madrid el domingo cuando Cristiano Ronaldo subió al marcador el 3-1 contra el Levante. Los Merengues iban perdiendo hasta que el portugués transformó su 21º penal consecutivo en la liga española. Además, Cristiano encarriló a los suyos a un triunfo por 4-2 con su 13ª tripleta desde que llegó al club blanco procedente del Manchester United en verano de 2009. Esta temporada en la liga, el Madrid se ha anotado ya cinco victorias con remontada incluida en su estadio (inaugurado en 1947), y seis en general. El único partido en el que cedió la ventaja al rival, no logró remontar y acabó perdiendo fue una derrota por 1-0 en su visita al Levante en septiembre. También Iker Casillas se anotó el domingo un hito personal: igualó el récord, que hasta el momento del pitido final pertenecía exclusivamente a Manolo Sanchís, de 437 partidos de liga completos con el grande de la capital. El 31 veces campeón de la liga española ha ganado ya siete encuentros consecutivos desde la derrota sufrida en diciembre en el Bernabéu a manos del Barcelona. En cuanto al Barça, contando el tropiezo por 3-2 del sábado durante la visita al Osasuna, el equipo ha dejado escapar siete puntos de los 18 posibles y se encuentra a diez puntos del líder. Además, disputada la 22ª jornada de un total de 38, los hombres de Pep Guardiola han dejado escapar tres puntos más que durante toda la campaña 2009/10 y exactamente el mismo total que la temporada pasada, cuando alzaron su tercer título de liga consecutivo.

37

 años después de que el Lille encajara por última vez cinco goles en casa en la Ligue 1, el Girondins de Burdeos lo condenó a la misma suerte con su victoria por 4-5 del domingo. No obstante, cuando el Angers se impuso por 1-5 en Villeneuve-d'Ascq en noviembre de 1974, Les Dogues luchaban contra el descenso en plena racha de siete derrotas en ocho jornadas, mientras que, en esta ocasión, el equipo de Rudi García, defensor del título y aspirante de nuevo al trofeo, buscaba terminar el choque con la puerta a cero por cuarta vez en cinco partidos en el estadio Lille-Metropole. La esperanza se vio truncada en el minuto 2, cuando Nicolas Maurice-Belay puso por delante a los visitantes. Aunque el mediocampista de 26 años volvió a ver puerta, fue el autor de otro doblete quien acaparó titulares. El gol de Nolan Roux en el minuto 90 pareció otorgar el definitivo empate a 4-4 al Lille, que 25 minutos antes había ido perdiendo por un margen de tres goles. Sin embargo, en el tiempo de descuento, Ludovic Obraniak condenó a la derrota al club que él mismo había representado hasta el mes pasado. Fue el tercer gol del internacional polaco en otros tantos partidos con el Girondins, y su primer doblete desde que propulsó al Lille a una victoria por 3-1 sobre el Boulogne-sur-Mer hace exactamente dos años. Ha sido el encuentro en el que se han visto más tantos (nueve en total) en la máxima división de la liga francesa desde que el Lille se impuso por 6-3 a su visitante, el Lorient, en diciembre de 2010. 

30

 disparos registró el Inter de Milán el domingo sin acertar ninguno, más que ningún otro equipo en ningún partido de la Serie A esta temporada, y acabó perdiendo en casa a manos del colista, Novara. Andrea Caracciolo, un delantero nacido precisamente en Milán, anotó el tanto de la victoria con el séptimo gol de su carrera contra los Nerazzurri (más de los que el jugador de 30 años haya marcado contra cualquier otro equipo) y brindó al Novara su primer triunfo a domicilio de la temporada. Se trata además de la primera victoria en San Siro en 14 intentos que se anota su entrenador, el recién contratado Emiliano Mondonico. Con éste, el Inter ha perdido ya cuatro de los cinco últimos choques entablados en todas las competiciones, y en ninguna de dichas derrotas ha logrado perforar la meta rival. La presente racha de cinco partidos sin conocer la victoria es la peor que sufren los interistas desde marzo de 2004. 

5

 goles contra el Aston Villa convierten a Joleon Lescott en el defensa que más veces ha batido la puerta de un mismo rival en la historia de la Premier League. Este central de 29 años nació en Birmingham en 1982, el mismo año en el que el Villa dio la campanada contra el Bayern de Múnich en la final de la Copa de Europa, y fue seguidor del equipo en su infancia. Sin embargo, Lescott marcó tres veces contra los ídolos de su juventud en las filas del Everton, y el domingo anotó su segundo tanto para el Manchester City contra el Villa, el mismo que otorgó a los suyos una victoria por 0-1 a domicilio. El resultado mantiene a los hombres de Roberto Mancini en la cumbre, con dos puntos más que el segundo, Manchester United, y deja al equipo de Alex McLeish sin ninguna victoria en siete partidos en Villa Park, la peor secuencia en casa del club desde 1987. Y mientras un jugador del City aumentaba su cuenta personal, otro ampliaba su sequía particular. Sergio Agüero, autor de 18 goles para el club en 22 partidos en Manchester y Londres, lleva sin acertar ni un solo intento en los 12 encuentros celebrados fuera de dichas ciudades. 

0

 intervenciones como jugador del Olympiacos había registrado Roy Carroll antes de atajar el penal de Bebras Natcho en el partido contra el Rubin Kazán de ayer. Con su gesta, Carroll contribuyó a la victoria de su nuevo equipo en la ida de dieciseisavos de final de la Europa League. David Fuster puso por delante al campeón griego en el minuto 71, pero su portero titular, Balazs Megyeri, fue expulsado cinco minutos después por derribar a Gokdeniz Karadeniz en el área. El entrenador del Olympiacos, Ernesto Valverde, hizo debutar a Carroll, quien firmó por el equipo el mes pasado procedente del OFI de Creta. El guardameta, ex integrante del Manchester United, atajó el lanzamiento de Bebras Natcho desde el punto de castigo con una estupenda parada. El Olympiacos se marchó de Moscú con una victoria por 0-1 y la puerta imbatida por quinta vez seguida en todas las competiciones, pese a los –13° de temperatura que sufrió durante la visita.