Bücker el mago

Hace cuatro meses, ni al más optimista de los aficionados libaneses se le habría pasado por la cabeza que su selección podría quedar más arriba de un tercer puesto en el Grupo B correspondiente a la 3ª ronda de la fase de clasificación asiática para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Unas expectativas de lo más lógicas, si tenemos en cuenta que Líbano había caído en abril hasta el peor puesto de su historia en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola; concretamente hasta el 178º. Por entonces, sus opciones de acceder a la gran cita mundialista se antojaban bastante remotas. 

Unos días después de su nombramiento como seleccionador del Líbano, a principios del pasado mes de agosto, Theo Bücker concedió una entrevista en exclusiva a FIFA.com. “No hay nada imposible en el fútbol, y debemos confiar en que podemos hacer un gran papel y conseguir buenos resultados”, declaró por entonces.

Sus jugadores captaron a la perfección el mensaje. Así, tras la goleada sufrida en la primera jornada ante la República de Corea (6-0), la selección libanesa reaccionó con fuerza y doblegó a Emiratos Árabes Unidos por 3-1 en Beirut; una derrota que le costó el puesto al seleccionador visitante, el esloveno Srecko Katanec.

Esos resultados permitieron al Líbano escalar 14 peldaños en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola de septiembre y plantarse en el 146º lugar, su mejor puesto del año.

¿Mera casualidad o carrerilla para el gran salto?
Muchos creyeron ver en la victoria contra Emiratos Árabes Unidos el fruto de la casualidad. Para los que así pensaban, los Cedros seguían sin dar la talla como rival frente a Kuwait, campeón de la Copa del Golfo Pérsico 2010, y frente a la República de Corea.

Sin embargo, los hombres de Bücker desbarataron los pronósticos manteniendo una apreciable calidad en su juego. Después de obtener un meritorio empate ante los kuwaitíes en Beirut, los libaneses dieron la sorpresa imponiéndose por 0-1 en el campo de su rival. Pero lo mejor estaba por llegar: un inesperado triunfo (2-1) contra la República de Corea en Beirut.

Merced a esos excelentes resultados, la selección del Líbano dio un nuevo salto de 35 puestos en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola de noviembre, con lo que ahora ocupa la 111ª posición. Los Cedros no alcanzaban semejantes cotas desde el 110º lugar al que se auparon en enero de 2007. 

De todas formas, Líbano sigue estando relativamente alejado del 85º peldaño, la mejor ubicación de su historia, que logró en diciembre de 1998. Aunque eso sí, los progresos realizados bajo la batuta de Bücker invitan a augurarle un futuro brillante.

El técnico de 63 años ofreció sus impresiones a FIFA.com tras conocer la última entrega de la jerarquía mundial: “Contrariamente a lo que se oía decir, el fútbol libanés va por el buen camino. A los jugadores no les falta talento; simplemente hay que encauzarlos de una forma distinta para ayudarlos a progresar”.

El ex entrenador del Zamalek se refirió también a la evolución de su equipo: “No tiene nada de sorprendente, aunque no pensaba ascender 49 puestos en tan poco tiempo. Ahora debemos conservar esa posición, lo cual no va a ser una misión baladí”.

La fórmula mágica
La exitosa trayectoria de la selección libanesa desde la llegada de Bücker parece un milagro. De ahí a pensar que el secreto de ese éxito resida en las pulseras brasileñas que lleva el gurú teutón, sólo hay un paso.

“Es un regalo de un amigo brasileño”, precisó Bücker, divertido. “Sencillamente, tengo un plan de trabajo que me ha servido para hacer progresar al equipo. Y a eso hay que añadirle el apoyo prestado por la Asociación Libanesa de Fútbol”.

“He trabajado en nueve países diferentes antes de venir aquí, y los resultados obtenidos con el Líbano son los más impresionantes. Simplemente, me he fijado objetivos claros y la plantilla ha comulgado con ellos. He ahí la clave de mi éxito”, concluyó.

Nunca sabremos si esas famosas pulseras poseen un poder oculto. Lo que sí está claro es que la experiencia de Bücker y la determinación de sus jugadores no son ajenas al gran salto que ha dado Líbano en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.